Cipriano F. En PCUN update

Traducción del noticiero “PCUN Update”
Edicción #23: diciembre, 1995

Editorial: “Triunfar en La Lucha sin él”

“Su fallecimiento nos ha dejado con del desafio mas difícil: triunfar en La Lucha sin él.”
Oimos estas palabras por primera vez no referentes a Cipriano Ferrel, sino que habladas por él mismo. En día 2 de mayo de 1993, en el homenaje PCUNista César Chávez, Cipriano lo declaró: ibamos a tener que ganar La Lucha sin César. Hoy, repetimos estas mismas palabras y enfrentamos ese desafio, el mas difícil, uno que ahora nos parece aun mas.
Aunque su vida fue demasiado breve, Cipriano nos dejó suficiente visión, sabiduría, y ejemplo para durar el resto de nuestras vidas y para llevar a cabo esa tarea tan difícil. Fue una visión de la liberación, un ejemplo de vivir con dignidad y auto-respeto, y la sabiduría para lograr ambos. Fue preocuparse para la gente en el movimiento, no solamente los temas políticos. Fue luchar—y desafiar a otros a luchar—con los retos mas duros. Fue encontrar el valor de ser un revolucionario y visualizarse–y visualizar nuestra sociedad—tal como deseamos que fuera. Y fue la firmez de seguir nuestros propios instinctos de defender un fundamento aunque la lucha fuera prolongada o el adversario poderoso.
Cuando miramos las docenas de fotos de Cipriano, tomadas a traves de casi dos décadas, notamos que lo retratan desempeñando los papeles mas comunes para él en nuestra organización y movimiento: comunicando ideas, transmitiendo la esperanza, escuchando las preocupaciones y pensamientos de otros y animando la auto-confianza.
Para cada uno de nosotros que fuimos profundamente impactos por Cipriano, tenemos que decidir como mejor mantener vivo su espíritu. ¿Cual es el sacrifice que puedo hacer? ¿Que puedo aportar? ¿Como puedo poner un ejemplo y a quien puedo apoyar para facilitar su aportación? Tenemos que tomar al pecho, así como la tomó Cipriano, la responsabilidad para cumplir lo que Che Guevara predijo: que la lucha quedaría en las manos de otros.
Para el personal y mesa directiva de PCUN, sentimos la presencia de Cipriano a diario y mas que su ausencia—también algo diario, porque nos hemos comprometido a cumplir esa tarea mas difícil. Sabemos que no estamos solos y que nos acompañan cada día mas personas comprometidas. Somo mas y seremos mas aun.

Como preguntó Dolores Huerta por primera vez en el año 1972: “¿Se puede?”

¡Si se puede!

No comments yet.

Leave a Reply